La medicina holística ha promocionado durante mucho tiempo los efectos curativos de los aceites esenciales para todo, desde la digestión hasta el bienestar mental. La aromaterapia es una herramienta útil implementada por acupunturistas y masajistas en todo el mundo. Si bien los aceites esenciales están fuertemente asociados a la inhalación, después de todo, la calidad fragante nos da el término aromaterapia, los aceites volátiles también tienen cualidades para un uso tópico saludable y útil.

Aplicaciones tópicas

Los métodos más comunes para la aplicación tópica de los aceites esenciales son:

  • Cuidado de heridas y tratamiento de la piel
  • Infusión de aceites para masaje
  • Absorción de aceites aplicados en el baño

Para su piel

Los aceites de árbol de té y lavanda son buenos tópicos directos para problemas de la piel. El árbol del té, también llamado Melaleuca, tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Es suficientemente suave para el uso tópico, pero nunca debe ser ingerido. La melaleuca es tóxica cuando se toma por vía oral (aunque no es letal cuando se trata)

A medida que más personas desarrollan alergias a los antibióticos y las bacterias se vuelven resistentes a los medicamentos, se necesitan métodos alternativos para el cuidado de las heridas. Los estudios demuestran que el aceite de árbol de té es eficaz contra una variedad de bacterias, incluido el SARM resistente a los antibióticos. Este es un gran avance para las personas con sistemas inmunológicos comprometidos, incluidos los pacientes con cáncer.

La lavanda es también lo suficientemente suave para desinfectar pequeñas abrasiones o quemaduras y mantener las cortaduras limpias. Su fragancia también induce a la relajación, por lo que la lavanda es uno de los aceites esenciales más comunes en la práctica de la aromaterapia.

Uso de aceites en el masaje

El masaje esta probablemente en un primer lugar en su lista para usos de aceites esenciales, pero lo que quizás no sepa es la atención detallada prestada a la elaboración de un aceite de masaje agradable. Los aceites esenciales son altamente concentrados. Ya sea que el aceite haya sido recolectado por destilación o prensado, la pequeña botella en su mano debe diluirse antes de su uso, pero hablaremos de ello más adelante.

Los aceites tópicos más comunes utilizados en la terapia de masaje calman y relajan los músculos. Algunas esencias populares incluyen:

  • Lavanda – Una vez más tenemos a este popular aceite. La lavanda ayuda a relajar tanto la mente como los músculos con una fragancia suave, agradable que se mezcla bien con otros aceites.
  • Geranio – Este aceite revitaliza el tejido y promueve un sueño pacifico.
  • Hinoki – Derivado de la madera, este aceite tiene una fragancia más fuerte vinculada con la calma de los nervios y la agitación.
  • Angelica – De origen alemán, la angélica es el “aceite de los ángeles” y tiene efectos calmantes en general.
  • Cilantro – ¿Desea tener una piel más que saludable? La esencia con base de cilantro mejora también la salud digestiva y circulatoria.

¿No hay tiempo para un masaje completo? El uso de aceites diluidos para el tratamiento localizado ayuda. Frotar una pequeña cantidad de aceite en las sienes, los pies y las muñecas es de fácil acceso y se puede aplicar donde sea que esté.

Tome un baño

Los baños son una excelente forma de usar aceites esenciales y generalmente se asocian con la inhalación más que una aplicación tópica. Las sales de baño pueden dispersar el aceite en el agua, pero agregar elementos esenciales al agua caliente justo antes de ingresar a la tina expone su piel de inmediato y permite la absorción. Para mezclar mejor el aceite, agregue una base como bicarbonato de sodio o sal de Epson con el aceite.

Aceites portadores y diluciones

Si el aceite está “limpio”, significa que está en forma pura y carece de dilución. El propósito de la dilución es doble. Reduce las posibilidades de una reacción negativa y permite la propagación del aceite sobre una porción más grande de la piel, aumentando la absorción.

La dilución requiere otra sustancia líquida y se trata de otro aceite no volátil. Algunos recomiendan el aceite vegetal para mezclas caseras, pero hay mejores aceites portadores que tienen propiedades útiles como la hidratación. Algunos aceites portadores comunes incluyen:

  • Aceite de almendra – Este aceite económico está lleno de nutrientes absorbibles como las vitaminas A, B y E.
  • Aceite de Jojoba – Este aceite suave tiene poca o ninguna fragancia y puede durar mucho tiempo si se almacena de la manera adecuada.
  • Aceite de Coco – Con sus propiedades saludables, el aceite de coco es un aroma que combina bien con otros elementos esenciales y no obstruye los poros.
  • Aceite de semilla de uva – Cargado con antioxidantes, las propiedades antisépticas del aceite de semilla de uva también lo hacen beneficioso para el acné leve. Asegúrese de mantenerse alejado de la uva de grado culinario ya que el propósito es completamente diferente
  • Aceite de Argán – El olor a nuez varía según la temporada en la que se recolecta el aceite, pero su propensión a ayudar a la piel a mantenerse suave y mantener su elasticidad (¡previene las arrugas!) Lo convierte en un excelente portador.
  • Aceite de rosa mosqueta – un producto favorito para el cuidado de la piel, la rosa mosqueta tiene un olor característico que probablemente reconocerá por otros productos faciales. Los ácidos grasos en este aceite están ligados a la regeneración celular.

Los aceites portadores solo se conservan durante aproximadamente un año, y eso es cuando se refrigeran. Preste atención a la consistencia del aceite y su olor, ya que ambos indicarán cuándo el aceite se ha agriado.

Recuerde de sus clases de química básica que el aceite y el agua no se mezclan. Por lo tanto, el agua no es una solución portadora viable para uso tópico. ¿Pero cómo saber qué tan baja debe ser la dilución? La regla de oro para diluciones es aproximadamente una gota de aceite por cucharadita de aceite portador. Esto produce una solución diluida al 1%. Vamos a poner eso en contexto para usted:

  • La dilución al 1% se recomienda para niños pequeños, para usarlo cuando estén enfermos y para los adultos mayores
  • Las mezclas al 2% son buenas para una aplicación en general tal como en masajes para adultos saludables
  • El 3% solo es para uso a corto plazo en áreas pequeñas, como las aplicaciones localizadas en heridas

Para los menores de menos de dos años, se debe diluir aún más. Las recomendaciones van de 0.25 – 0.5% de solución para el uso de los más pequeños.

Chequeo de seguridad

La aromaterapia tiene muy pocos riesgos asociados, tan bajos que la regulación del campo de la FDA se aplica principalmente a cómo se etiqueta un producto. Aunque los problemas son poco frecuentes, es crucial conocer las alergias o sensibilidades antes de aplicar aceites esenciales a la piel. Por ejemplo, los aceites portadores a base de nueces podrían desencadenar una reacción alérgica como una erupción.

Debido a que los aceites esenciales están altamente concentrados, es más probable que la reacción se deba a la aplicación directa de una esencia pura sobre la piel. La preocupación más importante es si la piel ya está dañada o inflamada. Algunos aceites son antisépticos, pero requieren la aplicación de pequeñas cantidades o dilución. La lavanda y los aceites del árbol del té son dos de las muy pocas excepciones.

Pin It on Pinterest

Share This