Somos criaturas de hábitos que encontramos consuelo en nuestras rutinas. Confortados por la tradición cotidiana de la rutina diaria, con nuestras vidas contentos de comer los mismos alimentos, mantener el mismo corte de cabello y conducir la misma ruta hacia el trabajo. ¡Y qué inconveniente cuando debemos tomarnos el tiempo de descansar y sanar! Ese multivitamínico no siempre le brinda el impulso adicional necesario para combatir la temporada de gripe. Ser padre o madre o trabajar con niños significa que su exposición a los gérmenes se dispara. Ni siquiera hemos empezado cuando se trata de alergias.

¿Qué pasaría si hubiera una manera de hacer pequeños cambios en su rutina diaria y obtener grandes resultados? Afortunadamente, los aceites esenciales son una manera perfecta y económica de mejorar todo, desde el funcionamiento del sistema inmunológico hasta la condición de su piel.

Hemos reunido cinco maneras fáciles de mejorar su calidad de vida con la adición de aceites esenciales. Sin horas de meditación o investigación de libros sobre aromaterapia, aquí hay algunas formas de comenzar algunas nuevas costumbres:


Agréguelo a su Baño

La hora del baño no es solo para los niños. Esta agua tibia y humeante abre los poros y las fosas nasales, lo que lo convierte en un excelente momento para maximizar los efectos del aceite esencial. Para aceites más suaves, como la lavanda o el árbol del té, comience con 15 gotas de aceite junto con un dispersante para ayudar a esparcir el aceite por toda el agua del baño. La sal de Epson es ideal ya que ayuda al proceso de mezcla y agrega minerales como el magnesio al baño.

Relaje sus músculos y abra sus senos nasales cuando luche contra un resfriado o alergias con aceite de eucalipto. Esta poderosa esencia requiere dilución y es tóxica cuando se ingiere, así que asegúrese de mantener una concentración ligera cuando use eucalipto.

Tratamientos Localizados

La primera forma de implementar tratamientos localizados con aceites esenciales no requiere de ninguna dilución. Los aceites suaves con propiedades antisépticas, como la lavanda y el árbol del té, son seguros de usar tópicamente en áreas pequeñas. ¿Tiene un grano? Frote una gota de árbol de té en él. Combatir el acné es más que lidiar con un punto aquí y allá. El estrés, la falta de sueño y las hormonas contribuyen a la mala calidad de piel. Más suave que los productos químicos agresivos y más económico que los regímenes complicados para el cuidado de la piel, además del árbol de té y la lavanda, el aceite de salvia y el enebro desintoxican y combaten las bacterias.

Para quemaduras menores, la lavanda es un tratamiento comprobado que calma el dolor y el cerebro al tiempo que evita infecciones. Diga adiós a las infecciones por hongos con unas gotas de aceite de orégano puro (no diluido).

Acabe con Ese Resfriado

Cuando la temporada de gripe está tocando la puerta, limpie los senos nasales tapados con 5 a 10 gotas de aceite de eucalipto o menta e inhale sobre un recipiente de agua humeante. El aceite de jengibre también puede mantener en excelente condición a las membranas mucosas y al mismo tiempo mantener el estómago estable. Para combatir los gérmenes antes de que se adhieran, agregue un poco de aceite de tomillo a sus productos de limpieza diarios. Sus propiedades antibacterianas lo convierten en el ingrediente activo de muchos agentes de limpieza ecológicos y naturales. También puede usar el tomillo aspirando los vapores o ingiriendo cantidades muy pequeñas (asegúrese de seguir las instrucciones de la etiqueta o las recomendaciones de su herbolario). El aceite de árbol de té es otro agente antiviral que funciona desde el exterior. ¡No ingiera aceite de árbol de té (también conocido como Melaleuca) ya que es tóxico! Pero respirar en vapores directos, diluirlo en aceite de coco y frotarse en el pecho para aliviarlo son estrategias seguras.

Frótelo

Más que un simple masaje relajante, los aceites esenciales tienen un sólido historial en el manejo del dolor muscular y la artritis. Las propiedades antiinflamatorias de los aceites como la lavanda, la salvia, la menta y la manzanilla los convierten en excelentes aditivos para su crema o loción favorita. Aproximadamente una gota de aceite por cada cucharadita de loción o crema permitirá que la crema hidratante continúe funcionando, a la vez que reduce los dolores y molestias incluso después de que se frota.

Mantenga las fragancias suaves cuando mezcle aceites, ya que demasiada intensidad puede provocar irritación de la piel o dolores de cabeza para las personas con sensibilidad. Las mujeres embarazadas siempre deben verificar las esencias con una lista de aceites no recomendados para su uso.

Esparza Su Refugio

Mantenga a toda su familia más saludable con esencias amigables y fragantes que mejoran el estado de ánimo en la habitación, controlan las alergias respiratorias y eliminan el aire de bacterias y hongos dañinos.

El aceite de limón es un popular estimulante de la inmunidad y antiséptico. Su aroma fresco es popular en productos de limpieza y agregar unas gotas de aceite esencial a un vaporizador energizará el aire. Este estimulador del humor también puede detener los dolores de cabeza y mejorar la digestión.

Si bien las fragancias como el pachulí son útiles, también son aromas fuertes que impregnan las telas. Comience siempre con una mano ligera cada vez que ponga un nuevo aceite en uso, y solo unas pocas gotas en un difusor o vaporizador se filtrarán rápidamente por todo el lugar.

La mejorana es otro aceite volátil que promueve un ambiente relajado que reduce la ansiedad. Usado desde los tiempos de la antigua Grecia, este aceite incluso calma la hiperactividad. Tal vez la madera de cedro es el aliento que necesita para recuperar recuerdos felices de la infancia de jugar en el bosque o hacer caminatas con amigos.

Domine los Problemas Estomacales

El aceite de menta no es tóxico, pero la inhalación de un aceite diluido puede calmar el estómago y aliviar la indigestión, el gas y las náuseas. El aceite de jengibre es otro aceite no tóxico que promueve la digestión saludable. Se puede inhalar para detener las náuseas o agregarse en pequeñas cantidades a los alimentos para que sus intestinos se sientan bien.

Los aceites esenciales tienen más usos de los que podríamos hablar en una sola sesión, pero sabemos que hacer pequeños cambios, como agregar algunas gotas a su vaporizador cuando está enfermo, puede ayudar a que su cuerpo funcione de manera más eficiente. Mantener una pequeña botella de aceite de menta en el cajón de un escritorio para inhalar cuando se necesita un estímulo en el trabajo es mejor que una botella de cafeína. Incluso agregar un poco de ylang-ylang a su champú puede alegrar su ducha y estimular el crecimiento saludable del cabello.

Antes de que se dé cuenta, la gente se preguntará por qué su estado de ánimo está mejorando, por qué no se enferma cuando todos los demás luchan contra un resfriado y ¡por qué se ve su piel tan sana! Pequeños pasos conducirán a grandes cambios físicos y mentales.

Pin It on Pinterest

Share This